sábado, 1 de enero de 2011

segundo 10 * 10, OR NUE

hoy quisiera contarles acerca de la técnica del OR NUE (siglo XV).
la técnica OR NUE es la más espectacular y costosa de nuestro arte. Se crea a partir de realizar bordado de realce de hilos de oro sobre una superficie usando para sostenerlos hilos de seda, creando sombras y dimensiones a partir de la densidad de puntos. El oro sigue brillando a traves de los hilos de seda y crea sutiles efectos. Se utiliza para trabajos muy suntuosos, eclesiásticos, etc.
Su realización es sencilla pero requiere de mucha paciencia... tiempo y paciencia!
Los hilos dorados se van sosteniendo de a pares con un hilo de seda de color. La tela de base debería ser firme y compacta ya que los hilos de seda son finos y siguen el patrón de emplazamiento de los hilos dorados, no de la trama de la tela.

(Cope Hood, hung in the School of Embroidery, as inspiration for all those learning Gold Work capucha de una capa que sirve como inspiración a los que están aprendiendo bordado en oro en la Escuela de Bordados de Inglaterra)



Se utilizan agujas afiladas, una aguja bien fina para los hilos de seda y una mas grande para "esconder" los comienzos y finales del cordón dorado.
Para mis prácticas usaré cordón dorado de fibra sintética 100% aunque algún dia... quién sabe... llegue a mi país el verdadero hilo de oro. En cualquier caso, hilo o cordón deben ser de buena calidad.
El hilo de seda debe ser ien fino, en un trabajo ideal podríamos usar mouliné para poder tomar solo un hebra y lograr mas sutileza en los cambios de color.
Generalmente se pinta o dibuja la imágen directamente sobre la tela a trabajar con todos su efectos y sombreados. En mi ejercicio 10*10 no hay dibujo previo porque es muy sencillo, ya lo verán.

2 comentarios:

Paola dijo...

qué interesante, Mariel! Desconocía ésta técnica y por lo que contás y las imágenes se vé muy atractiva.
me gusta tu proyecto 10*10, un sampler de creatividad!
Espero que disfrutes puntada a puntada del nuevo año :)
Cariños

terracota dijo...

gracias Pao, en verano se trabaja a otro ritmo pero quien puede resistirse?
Un abrazo
Mariel, en Funes